Entender cómo funcionan los filtros anti-spam para enviar newsletters que lleguen a los clientes

Después de varios años al frente de Gcm System, hemos visto que una de las principales preocupaciones de nuestros clientes es evitar que sus mails sean marcados como spam.

Evitar que nuestros correos sean marcados como spam es sencillo.

–    Primero tenemos que asegurarnos que los mails que enviamos están basados en “permission marketing”.
–    Lo siguiente sería utilizar un proveedor de e-mail marketing, que disponga de servidores certificados.
–    El tercer paso esta en vuestras manos y es asegurarse que los mails que enviáis no contengan palabras susceptibles de ser marcadas como spam.

Estadísticamente más del 28% de los mails que se envían contiene una o más palabras susceptibles de ser calificadas como spam, aunque sean correos totalmente legítimos. Los filtros anti-spam analizan los correos entrantes, y en función de las palabras que contiene y las acciones de los usuarios, pueden redirigir una campaña directamente al buzón de “correos no deseados” (no olvidéis que los usuarios pueden calificar nuestros newsletters como no deseados e incrementar su índice de spam).

Uno de los software anti-spam más ampliamente utilizado es  SpamAssassin, se estima que está instalado en el 70% de los servidores del planeta, y evalúa el contenido de cada email recibido contra una serie de reglas. Las reglas, detectan “palabras peligrosas”, asignándoles una puntuación, dependiendo de su «peligrosidad», y normalmente está configurado para que cuando un mail tiene 5 o más puntos es marcado como un correo no deseado, impidiendo su entrega.

Os pondré un ejemplo para que lo entendáis mejor. Uno de nuestros clientes, una conocida ONG, sus mailings están basados en “permision marketing”, pero realizaba pruebas de envío y no llegaban a algunos buzones. Analizando el texto de los mensajes descubrimos que tenía palabras marcadas como spam. Por ejemplo la palabra  “VINCULANTE”, según SpamAssassin la palabra “ANTE” es utilizada por los spammers y le asigna una puntuación de “1.8” en una escala de “5” y sucedían lo mismo con otras 3 palabras.

Para detectar este tipo de problemas, hay que ir al fichero de logs y analizar cual ha sido el motivo del rechazo, esto que es trivial para un administrador de sistema se convierte en una auténtica pesadilla para los responsables de marketing, que lo único que perciben es que sus mails no llegan y no disponen de las herramientas para averiguar el motivo del rechazo.
Los clientes de Gcm System, lo tienen un poco más fácil, pueden utilizar la detección de palabras susceptibles de contener spam en el propio editor de newsletters.

La solución es tan sencilla como cambiar la palabra “VINCULANTE” por otro sinónimo.
El análisis del contnido del e-mail no se limita al mismo mensaje, el software Razor, realizan un análisis de las imágenes, links e incluso del “asunto” del newsletter.

Así que no lo olvidéis, antes de realizar los envíos comprobar que no existan palabras que nos marquen como “spam” y realizar envíos d e prueba a vuestras cuentas antes de realizar los envíos masivos. A veces una simple palabra puede marcar la diferencia

Acerca de gcmsystem

Agencia de Publicidad Interactiva.

Publicado el diciembre 16, 2009 en 1 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: